5 Ventajas de tener un jardín vertical en el interior de casa

El verde, las flores, el contacto directo con la naturaleza y la alegría que transmiten son algunas de las principales ventajas de tener un jardín en nuestro hogar. Lamentablemente, no todas las viviendas cuentan con espacio suficiente para disfrutar de este pequeño paraíso y optan por colocar algunas plantas que recuerdan muy discretamente las posibilidades de tener un auténtico jardín. Incluso aunque tengamos un jardín en el exterior, es muy probable que al terminar el verano echemos de menos la vegetación que nos ha ido acompañando a lo largo de estos meses. La cuestión es que llenar la casa de plantas muchas veces es casi imposible por problemas de espacio.

Por fortuna, las modernas tendencias de decoración brindan una gran variedad de opciones para tener un jardín de interior en casa. Gracias a ello, podemos integrar la naturaleza dentro de nuestro hogar y disfrutar de todas las ventajas que la vegetación aporta a nuestra calidad de vida.

Es obvio que el mayor aporte de un jardín interior es su apariencia estética, ofreciendo una amplio abanico de posibilidades para decorar nuestro hogar. Pero además, la vegetación siempre aporta confort, bienestar, frescor y oxígeno a partes iguales.

jardín vertical en el interior de casa

En aquellas viviendas que tienen un patio de luces, una claraboya o grandes zonas acristaladas que permiten la entrada de la luz natural, resulta muy sencillo crear este tipo de lugares, pero en caso contrario, también existen otras opciones. ¿Quién no tiene una pared que no pueda utilizar para tener un jardín vertical en el interior de casa? Gracias a este sistema ideado por el botánico francés Patrick Blanc, podemos beneficiarnos de las características de un jardín incluido en aquellas viviendas más pequeñas. Hoy en Pensando en Flores te explicamos cuáles son todas las ventajas de este tipo de jardines.

1. Es práctico y barato de mantener

Un jardín vertical de interior es una opción muy práctica. Podemos aprovechar cualquier rincón que no utilicemos  para ponerlo y crear un espacio verde nuevo que antes no tenía ningún uso. Lo mejor de todo es que su mantenimiento es muy sencillo y económico. De hecho, en algunos casos es suficiente con regarlo una vez a la semana, pero si hay que cuidarlo con más frecuencia bastará con instalar un sistema de riego. Tampoco hay que preocuparse de los sustratos, platos, macetas o drenaje, ya que una vez colocado, estará listo para disfrutarse.

2. Proporciona una belleza diferente

Los jardines verticales de interior dan un plus de belleza a la estancia, colocando el foco de atención en ellos de forma inevitable. Imagina sentarte junto a tu jardín, cerrar los ojos y respirar el olor de las flores y de las plantas. Creerás que realmente estás en medio del campo y tendrás una sensación de relax inmediata.

Sirve para mejorar el ambiente

Uno de los principales beneficios de tener un jardín vertical en casa es que mejorar la calidad del aire, ya que absorben el dióxido de carbono y producen oxígeno. Pero también ayudan a humedecer el ambiente de la casa, lo que genera una mayor sensación de confort. Si elegimos bien nuestras plantas, podemos reducir el conocido como “síndrome del edificio enfermo”, ya que el aire quedará purificado y se eliminarán los elementos químicos nocivos.

3. Sirven como aislante térmico

Los jardines verticales mejoran la temperatura de la estancia en la que se encuentran y es la propia vegetación la que refrigera el aire hasta una temperatura adecuada, lo que se agradece considerablemente en los meses más calurosos. Y, por si esto fuera poco, también actúan como un aislante acústico. Esto se traduce en un significativo ahorro de energía.

4. Es muy flexible y dinámico

Podemos crear diseños específicos a nuestro gusto o podemos dejar que las planats crezcan de forma aleatoria y salvaje. Pero además puedes elegir plantas de poco volumen o exuberantes, con muchas florees y colores u otras más sencillas. Incluso verduras, plantas aromáticas o planats comestibles. Tienes que pensar en tu jardín vertical como un lienzo en blanco que podemos decorar como queramos. Y si nos cansamos, siempre podemos cambiarlo por otras plantas o darle otro aspecto diferente.

5. Decorar y cocinar con tu jardín vertical

Con un jardín vertical puedes decorar cualquier estancia, pero también puedes usarlo para tener a mano plantas aromáticas que puedes utilizar para cocinar tus platos. De esta forma, tu jardín cumplirá una doble función. Podrás disfrutar de una decoración vanguardista que no dejará indiferente a nadie y al mismo tiempo de planats frescas para potenciar el sabor de tus elaboraciones culinarias.

Después de conocer todas las ventajas de tener un jardín vertical en el interior de casa, ya no tienes excusa. Además, aunque no tengas mucho tiempo, lo cierto es que una vez colocado no necesitarás prodigarle mucho cuidados. No obstante, esto no significa que no lo mantengas. Todas las plantas, por muy resistentes que sean requieren de unos cuidados mínimos para desarrollarse de forma óptima y deleitarnos con toda su belleza.