Renovarse o morir

Terminando una comida y realizando sobremesa y tertulia apareció, cómo no, el recurrente tema renovarse-o-morirde las flores. La mesa que estábamos ocupando lucía un clásico centro con base y adornado con media docena de rosas rojas y verdes. Un diseño típico, clásico aunque no le faltaba ese toque de belleza especial de las cosas que nunca pierden su encanto y su distinción y que quizá radica en eso, en la sencillez en estado puro.

No recuerdo muy bien pero creo que ese pudo ser el punto de arranque de nuestra amena y entretenida conversación, siempre llevada a nuestro terreno de juego, el que nos apasiona, el mundo de las flores y las plantas.

La dirección de nuestros palabras se fueron encajonando hasta llegar a una pequeña avenida que desemboca en un callejón sin salida, el callejón en el que pelean dos conceptos muy presentes en nuestra vida y en nuestro trabajo, que aparecen de forma periódica y espontánea como una lucha de egos, la lucha entre lo clásico y lo moderno.

Ramos clásicos en la que el protagonismo total y absoluto descansa y se apoya en las flores, en su frescura, en su calidad, en el brillo de sus pétalos prescindiendo de artificios y adornos superficiales.

La segunda parte es la que apuesta más por la modernidad, por el diseño, por lo actual, esos ramos y esos productos de  autor, con un marcado acento en la presentación. El protagonismo se lo reparten tanto el fondo como la forma. Cobra un especial protagonismo el maestro florista, con su gusto estética.

Dos puntos de vista para ofrecer un producto único, las flores volcándose en la belleza natural o cediendo un peso importante al arte, el talento y la creatividad. Una conversación sin fin y sin salida del callejón. 

Por qué nos apasionan las flores

En algunas ocasiones nos preguntamos por qué las flores y las plantaspor-que-nos-apasionan-las-flores ejercen esa misteriosa atracción hacia las personas, que las enamora, las persigue, para acabar siendo idolatradas y en muchas ocasiones mantenerlas como objeto de culto para cultivarlas, transformarlas y conseguir potenciar los aspectos más singulares y más atractivos que pueden ofrecernos.

Como ejemplo más recurrente podemos tomar el de las rosas, género que cuenta con unas 100 especies y más de 30.000 cultivares diferentes que se han ido logrando a partir de diferentes hibridaciones para destacar sus cualidades más llamativas como pueden ser la fragancia, el color, el tamaño o la duración de sus floraciones.

El ejemplo de la rosa es uno de los paradigmáticos dentro de las flores y las plantas, más teniendo en cuenta que se puede definir como la reina de las flores. Es la más comprada, la más vendida, la más regalada, la más cultivada y posiblemente la más admirada. Pero no es el único caso de flor o planta venerada.

Motivos para enviar flores

En estos días se ha podido admirar un hecho histórico  que ha sido seguido a nivel mundial por la rareza que ha supuesto, la floración de un nenúfar gigante del tipo Victoria Cruziana. Esta planta está considerada como una de las diez más raras del mundo, por su tamaño, por su delicadeza y por las dificultades para encontrar hábitats que permitan su crecimiento y desarrollo.

Ya es impresionante la planta en sí pero el fenómeno más asombroso es su floración, con presencia de una flor cuyos pétalos superan fácilmente el metro de longitud para formar un conjunto que puede cubrir un estanque de una superficie mediana. Esta flor, de dimensiones considerables, puede soportar en sus pétalos a una niño de unos 12 kilos sin ningún problema.

Cosas como esta ayudan a explicar y a entender por qué las flores nos gustan, nos atraen y enviamos flores a domicilio para celebrar y conmemorar situaciones especiales.

Flores naturales

Si hablamos de flores fragantes y de flores espectaculares por su sencillez y por su belleza, por suflores-naturales dulzura y por su aroma inconfundible, capaz de teñir ciudades enteras en la época de su floración es la flor del naranjo. Olor a azahar, evocadora de recuerdos, huele a Semana Santa, a primavera en Sevilla, a primeros calores y a cítricos en muchos lugares. Árbol de los valles y las sierras españolas, de la sombra en el jardín, de veranos interminables, del verde y el naranja, de las espinas…

Esas flores, muy unidas a otras flores como la del cerezo, que cubren de un blanco intenso y puro valles y serranías, zonas espectaculares de nuestra geografía como el valle del Jerte o los Arribes del Duero inmensas e interminables, zonas espectaculares que mezclan agua y vegetación, torrentes y árboles, profundas gargantas, frío y calor para convertirse en lugares con microclimas que permiten un desarrollo mágico, más propias de otras zonas, de climas mediterráneos.

Flores a domicilio, pero no solo

Paseos por la naturaleza, sin prisas, lejos de las ciudades para disfrutar de una forma diferente del entorno y del estado natural y salvaje de las flores y las plantas. Impagable un paseo en silencio al amanecer o al atardecer, cuando la luz transporta más matices, por un campo de naranjos o cerezos en flor. Disfrutar de ese aroma, único e inconfundible, forma un escenario de postal.

Además de las rosas o los tulipanes, los ramos o los centros, de las orquídeas o el anthurium, las margaritas o alstroemería, hay muchas formas de disfrutar de las flores o de los momentos que las plantas y las flores determinan como únicos, y estas épocas son una cita que no se debe de dejar pasar para sin conocerlas.

La Navidad y las flores

La Navidad es una festividad de contrastes, con felicidad y expectativas muy buenas o añoranzas y recuerdos que evocan situaciones o personas que ya no están. Además de la espiritualidad, la comida, los dulces, los regalos, la alegría, la festividad, la Navidad cuenta con otro invitado estrella que ya comienza a aparecer y que poco a poco inundará las estanterías de floristerías y grandes superficies, la flor de Pascua o Poinsetia.

La flor de Pascua procede de México y en su hábitat natural se trata de un arbusto que puede sobrepasar los 5 metros de altura. La curiosidad de esta planta navideña es que la belleza y hermosura no la aportan su flores, que son unos insignificantes frutos amarillos carentes de valor decorativo y ornamental, si no sus hojas que durante los meses de invierno (diciembre, enero y febrero) son capaces de alcanzar una hermosa tonalidad roja. Otra de las curiosidades de esta planta es que se trata de una planta “dura” cuando se cultiva en el exterior pero muy delicada cuando se mantiene en el interior. Para poder mantenerla en el jardín, donde alcanzará un gran desarrollo, la climatología tiene que ser benigna y no contar con heladas, si no morirá.

En el interior hay que procurar que tenga una ubicación, situación y temperatura similar a la de su lugar de procedencia ya que es uno de los elementos que suele afectarles. En cuanto a la luz necesitan mucha cuando está en flor y casi oscuridad cuando pierden las hojas. En cuanto a la temperatura óptima se estima que está entre los 10 grados de temperatura  más baja y los 20 de temperatura más alta. El riego será suficiente dos veces por semana de forma moderada, evitando que la tierra se encharque.

La flor de Pascua es otra de las opciones para enviar flores a domicilio de forma rápida, y sencilla, convirtiéndose en un adorno espectacular para acompañar y dar colorido a los espacios de los hogares con sus espectaculares hojas rojizas.

Enviar flores para Pilar

El día 12 de octubre España celebra una de las fiestas con más tradición, el Pilar. Esta festividad se celebra en honora a la virgen del  Pilar, patrona de Zaragoza. El 12 de octubre también coincide con la fiesta de la Hispanidad, fiesta nacional en España para celebrar el descubrimiento de América por Cristobal Colón. La festividad del Pilar que se desarrolla durante unos diez días está muy relacionada con las flores.

El acto más importante de las fiestas es la ofrenda floral que se realiza a la virgen en la plaza de las Catedrales en las que los fieles demuestran y transmiten su devoción a la virgen con la ofrenda. Con estas flores se confecciona un gran manto a la virgen que ha convertido a cada 12 de octubre en una Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Cada 12 de octubre miles de personas vistiendo trajes típico de Zaragoza y de otras partes de España se acercan hasta la plaza para colocar sus hermosos ramos en la gran estructura piramidal habilitada para tejer el manto de flores de la Virgen. Esta celebración acerca hasta Zaragoza a una multitud de personas que supera las 500.000.

Otra de las costumbres arraigadas en Aragón y en toda España es felicitar a las “Pilares” por la celebración de su santo con flores. Es un buen momento para enviar flores a domicilio, sorprender y felicitar con un exuberante ramo de rosas, un moderno ramo de calas, un  elegante ramo de tulipanes o un español ramo de claveles respetando los criterios de máxima calidad y frescura y  precio inmejorable.