Cómo conservar las flores

Abrimos la puerta, nos sorprende y emociona ese enorme y bonito ramo de flores que intuimos alguien nos ha regalado para celebrar o conmemorar algún acontecimiento. Lo cogemos pensando en quién se ha acordado de nosotros y después de leer la tarjeta, con mucha emoción, después de la alegría y de buscar el sitio de nuestro entorno en el que más luzca y mejor se vea viene la pregunta. ¿Qué debo de hacer para que esta flores nos duren lo máximo posible?

Si los florista que nos han servido el ramo lo han hecho con total profesionalidad las flores deben de ser entregadas cerradas, para que comiencen a abrir en el domicilio. Si esto es así aseguremos que las flores durarán perfectamente y con total esplendor entre ocho y diez días. No deberíamos aceptar flores excesivamente abiertas puesto que esto indica que su conservación se limitará a cuatro o cinco días.

Algunos floristas ya acompañan sus flores, con un pequeño incremento de precio, con una pequeña capsula o con un sobre que contiene agua con vitaminas, lo cual hará que las flores alargan su vida otros tres o cuatro días más. Si nuestro ramo no llega con estas vitaminas podemos preparar una mezcla con azúcar y vinagre. El azúcar alimentará a las flores y el vinagre impedirá el crecimiento de gérmenes y bacterias.

Otro truco es cambiar el agua muy menudo. Si se puede  agua, si es destilada u osmotizada mucho mejor porque las flores la absorberán con más facilidad. Además, es bueno que cada día se corte un centímetro del parte inferior del tallo. Con esto ayudaremos a que nuestras flores puedan tomar alimento sin ningún problema y mantengan sus cualidades durante un mayor tiempo.