Conservar un ramo de rosas

Suena el timbre, abrimos la puerta y frente a nosotros, una amable señor aparece con un hermoso y precioso ramo de rosas rojas. “Es para usted nos dice” y lo deja suavemente en nuestras manos, como si se tratara de un objeto con vida. “Todos los detalles aparecen en la tarjeta”, nos dice.

Esta escena casi todos la conocemos y la hemos protagonizado en algún momento; el día que celebramos el aniversario, por nuestro cumpleaños, si hemos sido papás, el día de la Madre, por San Valentín o simplemente para recordar lo importantes que somos para otras personas.

Las rosas pueden conversarse perfectamente dos semanas en un jarrón con agua, dando un toque especial, elegante, fresco y con un profundo aroma a esa flor que tanto nos gusta y que nos hace sonreír. Para mantenerlo fresco más tiempo es necesario cambiarle el agua cada día, evitar que la luz del solo y las corrientes le afecten directamente, añadir un conservante para flores y así evitar la aparición de bacterias y cortar un centímetro del tallo cada día, facilitando así la toma de agua de la flor.

Con estos sencillos consejos podremos mantener durante más tiempo nuestras flores en un estado óptimo de frescura y belleza.