Sant Jordi: Rosas y libros

Como ya sabrás, el 23 de abril es el Día de Sant Jordi, patrón de Cataluña y de otras regiones de España, pero sobre todo de Cataluña, donde existe la costumbre de celebrarlo regalando rosas y libros. En esta fecha se conmemora la victoria de Sant Jordi sobre el malvado dragón, considerado por los catalanes como el patrón de los enamorados. ¡Incluso más importante que San Valentín!

La tradición de regalar una rosa se instauró en el siglo XV, cuando los hombres hacían llegar este detalle a la mujer de la que estaban enamorados a través de algún amigo. Esta tradición se ha mantenido en Cataluña probablemente porque en Barcelona tenía lugar la Feria de las Rosas y porque las mujeres asistían a misa a la capilla de Sant Jordi en este día.

Sant Jordi

Una tradición que quedo unida para siempre con el Día del Libro en 1930. Así pues, los hombres regalan una rosa a las mujeres y un las mujeres regalan un libro a los hombres. Además, aunque Sant jordi es también el patrón de los enamorados en Cataluña, lo cierto es que no necesariamente tiene que tenerse este tipo de detalles con la persona amada. En este día todo el mundo celebra San Jordi regalándose rosas y libros. También entre familiares y amigos.

Tan importante es este día para los catalanes que, incluso, a pesar de la crisis cada año se venden alrededor de 6 millones de rosas. Lo que equivale a casi a mitad de todas las rosas que se venden a lo largo de todo el año en la región. Por supuesto, las más demandadas siguen diendo las rosas rojas, que representan el 70% de todas las rosas que se regalan en esta fecha señalada. Aunque lo cierto es que cada año la cantidad de rosas de otros colores que se compran va en aumento.

Es más, hay muchas personas que se encuentran fuera de Cataluña y que no quieren renunciar a continuar con la tradición y felicitar a sus seres queridos en un día tan especial. Por eso, durante las semanas previas, ya hacen sus encargos de rosas a domicilio en Pensando en Flores.

Muchas son las historias que se han ido forjando en torno a la figura de Sant Jordi. Historias que combinan algunos datos históricos con otros más dudosos  o fantásticos que no han podido corroborarse. La más popular es la de Sant Jordi y el dragón. Se dice que el pueblo de Montblanc se encontraba aterrorizado por un terrible dragón que cada vez se acercaba más a la ciudad. Para alejarlo, le daban animales, pero cuando estos acabaron, los habitantes se vieron obligados a sacrificarse ellos mismos. Cada día se llevaba a cabo un sorteo para elegir a una pesona que serviría como alimento al dragon.

La mala fortuna hizo que en el sorteo fuera elegida en una ocasión la hija del rey, que terminó marchando hacia su fatídico destino. Pero cuando estaba a punto de ser apresada por el dragón, apareció un caballero montado a lomos de un caballo que heriría gravemente al dragón y lo ató. Ambos lo llevaron hasta la ciudad donde el caballero terminaría rematándolo a a vista de todos. Se dice que de la herida surgió un rosal y que el caballero regaló una rosa a la princesa.

Esta historia iría ganando fama con los años, pasando de padres a hijos y adquiriendo cada vez mayor protagonismo, alcanzando su mayor esplendor en la Edad Media, cuando era venerado en muchas guerras y cruzadas por ser el Patrón de los Caballeros. De ahí su fama internacional a escala mundial.

Pero lo cierto es que el por qué se regalan rosas en Sant Jordi todavía resulta algo incierto. Puede que tenga que ver con la Feria de las Rosas que se celebraba en el Palacio de la Generalitat desde el siglo XV, al que acudían las mujeres a misa y eran agasajadas con una rosa. Motivo por el cual parece que esta costumbre ha perdurado en el tiempo y ha hecho que Sant Jordi sea considerado como el patrón de los enamorados. Además de esta costumbre, en la región de la Empordá (Girona), donde antiguamente en este día los muchachos jóvenes estaban autorizados a meterse en las casas de las muchachas a las que pretendían y sacarlas a la calle incluso en camisón. Aunque lo cierto es que, sabiéndolo, llevaban varias horas arregladas  la espera del mozo.

Esta costumbre ya ha desaparecido, pero no la de la rosa y si este año te encuentras fuera pero quieres obsequiar a alguna persona especial con una rosa a domicilio para Sant Jordi, en Pensando en Flores se la haremos llegar a través de nuestros repartidores junto con tu mensaje el 23 de abril.