¿Qué beneficios aportan las plantas a nuestra salud?

No hace falta ser un experto en decoración de interiores para saber que las plantas tienen la capacidad para llenar de vida, alegrar y embellecer cualquier estancia. Sin embargo, si profundizamos un poco y vamos más allá de lo meramente estético, descubrimos que las plantas aportan otros muchos beneficios. Diversos estudios han demostrado que  las plantas tienen efectos muy positivos sobre la salud aunque no seamos conscientes de ello. Por este motivo, las plantas cumplen una función clave no sólo a la hora de decorar, sino también de hacernos sentir mejor.

Veamos con más detalle cuáles son todos los beneficios de las plantas. Seguro que después de conocerlos, sentirás ganas de inundar tu casa con todo tipo de plantas y flores.

beneficios de las plantas para la salud

1. Aumentan la sensación de bienestar en el trabajo

Poner plantas en la oficina es siempre una excelente inversión para crear un ambiente agradable, ya que son muy económicas y no requieren de muchos cuidados. Hacen que los empleados se sientan mejor y que sean más productivos. Y no sólo eso, sino que además, los clientes se sienten más satisfechos y más cómodos.

2. Mejoran el estado de ánimo

Si colocas plantas en tu casa o en tu oficina te darás cuenta de que tu humor y tu sensación de bienestar mejoran cada día más con sólo mirarlas. Y es que obviamente no es lo mismo vivir en una casa triste y oscura que en una llena de plantas y flores que lo inundan todo con sus bellas formas y colores.

3. Mejoran la calidad del aire

Todos sabemos de la capacidad de las plantas para transformar el dióxido de carbono en oxígeno. Algo muy necesario en grandes ciudades como Madrid, donde el grado de contaminación del aire es mayor que en otras localidades. Pero además, captan el aire viciado del tabaco, los gases de aerosoles y de los productos de limpieza, y reducen la cantidad de esporas y bacterias del aire.

4. Regulan la humedad del ambiente

Las plantas volatilizan su agua de forma constante, aumentando el nivel de humedad de los lugares secos en los que se usan sistemas de aire acondicionado. De esta forma, hidratan las mucosas, la garganta y la piel, lo que evita que tosamos con tanta frecuencia y que suframos irritaciones en la piel.

5. Reducen la radiación de los aparatos eléctricos

Los campos electromagnéticos que emiten los móviles, los ordenadores y los aparatos electrónicos en general pueden tener efectos muy perjudiciales sobre nuestra salud. Las planats pueden absorberlas, lo que es muy beneficioso para aquellos espacios en los que se usan estas tecnologías, como es el caso de las oficinas.

6. Ayudan a reducir el ruido de fondo

Durante muchos años las plantas han sido muy utilizadas para reducir el nivel de ruido que proviene de las carreteras con un tráfico muy denso. Pero además, estudios recientes han revelado que las planats también tienen la capacidad de reducir el ruido de fondo del interior de los edificios. Las hojas de las plantas absorben, difractan o reflejan el ruido de fondo, logrando que el espacio sea más cómodo para las personas que están en él. Aunque lo cierto es que hay algunas plantas más eficaces a este respecto y que el sonido se absorbe mejor en aquellos entornos con superficies duras.

7. Ayudan a reducir el estrés 

Según estudios publicados por las universidades de Reino Unido, Holanda y Estados Unidos, las plantas son muy beneficiosas para reducir el nivel de estrés y aumentan la rendimiento en la jornada laboral. Lo cual es muy positivo en grandes ciudades como Madrid, donde el nivel de estrés al que están sometidos los habitantes es muy alto. Los resultados de dichos estudios demostraron que al añadir plantas al entorno de trabajo, los empleados no solamente son más productivos, sino que además se sienten más felices y su tensión arterial es menor.

Y no solamente en la oficina, otras investigaciones han revelado que cuidar el jardín puede también ayudar a combatir el estrés, incluso más que otras actividades de ocio. Por si esto fuera poco, también reducen la sensación de cansancio. Algo que puede servir como una excelente excusa para pasar más tiempo con nuestra familia. Una actividad muy educativa para los más pequeños, que no solamente aprenderán ciencias naturales en el colegio, sino que además aprenderán valores de respeto a la naturaleza y a los seres vivos.

8. Alivian la depresión

En un estudio llevado a cabo en Noruega, personas que estaban diagnosticadas con depresión o trastorno bipolar experimentaron mejoras muy significativas al pasar seis horas semanales realizando labores de jardinería durante tres meses. Y lo cierto es que todos podemos sacar este tiempo para hacerlo.

9. Nos ejercitan

Pero la jardinería no solamente nos ayuda a reducir el estrés y a aliviar la depresión, sino que además nos ayudan a ponernos en forma sin darnos cuenta.  Y es que para cuidar nuestras plantas es necesario que hagamos diferentes movimientos como flexiones, sentadillas, fuerza y estiramiento, lo que contribuye a mejorar nuestros músculos, nuestro sistema circulatorio y a aumentar nuestra esperanza de vida.

10. Favorecen la recuperación de los enfermos

Está demostrado que el ánimo de las personas enfermas mejora cuando la estancia está decorada con plantas o tienen vistas a un jardín, lo que sin duda tiene efectos beneficiosos en la mejora física. Y es que la actitud y el grado de bienestar influyen considerablemente en este tipo de cuestiones.