¿Por qué se regalan rosas en San Valentín?

Las flores que enviamos a nuestros seres queridos en las fechas señaladas o en aquellas ocasiones en las que nos acordamos de ellos, siempre llevan implícito un mensaje. Y el día de San Valentín no iba a ser menos. En este día, lo más habitual es regalar rosas rojas, ya que son las flores que mejor transmiten los sentimientos de los enamorados. Por esta razón, no es extraño que sean las flores más vendidas en San Valentín. Si enviamos un ramo de rosas rojas a una persona, le estamos declarando nuestro amor y nuestra pasión por ella. A través de ellas, podemos mostrarle lo que sentimos sin tener que decir una sola palabra. Lo que las hace muy atractivas, especialmente cuando somos personas a las que nos cuesta poner por escrito lo que sentimos.

San Valentín

Pero seguro que alguna vez te has preguntado por qué se regalan rosas en San Valentín. Las más habituales son las de color rojo, pero debes saber que también pueden regalarse, por ejemplo, en color blanco o rosado si queremos transmitir otro mensaje distinto. Las rosas blancas son ideales cuando estamos comenzando una relación y queremos expresar a esa persona que nuestro amor es puro y desinteresado y las rosas de color rosadas son más adecuadas para expresar cariño, ternura y admiración. Las que no son apropiadas son las de color amarillo, que simbolizan los celos y la envidia. No obstante, si el significado no te importa tanto, siempre puedes elegirlas en función del color preferido de tu pareja.

El rojo es el color de la sangre, al igual que el corazón que es la que la bombea y la que nos da vida. El corazón es el símbolo del amor, por lo que era imposible que las rosas que mejor expresan este sentimiento no fueran las de color rojo. Por este motivo, las rosas rojas son las preferidas a la hora de regalar flores en San Valentín.

¿Y la costumbre de regalar flores en San Valentín? ¿De dónde viene? Aunque todavía hay muchos que siguen pensando erróneamente que este día es una estrategia de marketing de las grandes marcas para aumentar sus ventas, lo cierto es que su origen es mucho más antiguo. Es cierto que a los centros comerciales les viene de lujo, pero la tradición tiene un trasfondo histórico.

En época del Imperio Romano, Claudio II prohibió la celebración de matrimonios entre jóvenes porque consideraba que los hombres luchaban mejor en la batalla si no tenían ataduras familiares. Sin embargo, San Valentín no quiso cumplir la orden y siguió oficiando matrimonios en secreto. Lamentablemente, no tardaría mucho en ser descubierto, apresado y ejecutado. Durante su estancia en la cárcel, uno de los guardianes se burló de él retándole a devolverle la vista a su hija ciega. El sacerdote obró el milagro y la familia del carcelero se convirtió al cristianismo.

San Valentín terminaría enamorándose de Julia, la muchacha a la que había curado de su ceguera y le escribiría una carta antes de morir. La primera carta de San Valentín de la historia. Como agradecimiento por haberle devuelto la vista, Julia plantó un almendro junto a su tumba. Desde entonces, las flores son consideradas como símbolo del amor y la amistad. Y de ahí la costumbre de regalar flores el 14 de febrero, día de la muerte del sacerdote.

Consejos para que tus flores de San Valentín duren más tiempo

Si has recibido flores por San Valentín y quieres conservarlas el mayor tiempo posible, es importante que sigas los consejos que te damos hoy en Pensando en Flores. Lo primero que debes tener en cuenta es que las rosas, cuando están en la floristería, se encuentran dentro de una cámara a una temperatura de 5 grados aproximadamente. Por esta razón, no deben ser sometidas a cambios bruscos de temperatura. Cuando las recibas, colócalas en el lugar más fresco de la casa varias horas y después ponlas en el salón o en otras habitación cálida y con calefacción.

Además, es aconsejable poner en el agua unos granos de alimentos para flor cortada. Se trata de un preparado que ayuda a aumentar la duración y la apertura de las rosas. Antes de meter las rosas en el agua, haz un corte en el tallo en forma de bisel y elimina todas aquellas partes que estén negruzcas, ya que impiden que las flores puedan absorber bien el agua. Este color oscuro es señal de que la herida que le han causado al cortarla ha cicatrizado en forma de costra y si no puede tomar agua, en pocas horas su cabeza empezará a caerse.

Si sigues estos consejos lograrás que tus rosas de San Valentín duren frescas al menos una semana. Después, por mucho que te pese, tendrás que tirarlas, aunque siempre puedes guardar algunos pétalos para disecarlos y recordar este día.