Las 8 mejores plantas para la oficina

¿Sabías que tener plantas en la oficina puede aumentar el grado de bienestar durante la jornada laboral? Algo que todos necesitamos cuando va llegando la hora de salir y estamos más agotados. Pero además, hay numerosos estudios que revelan que el contacto con la naturaleza mejora nuestro estado anímico y nuestra creatividad, ayuda a concentrarse, incrementa la productividad, reduce los niveles de estrés, limpia el aire, contribuye al bienestar, nos mantiene sanos y reduce la cantidad de ruido. Entonces, ¿por qué no aprovechar todos estos beneficios que nos proporcionan las plantas para que el tiempo que pasemos en el trabajo sea más positivo?

El único inconveniente es que las oficinas no suelen ser el lugar más idóneo para que las plantas crezcan sanas. La calefacción en invierno, el aire acondicionado en verano, la falta de cuidados y la ausencia de luz natural hace que terminen muriendo, por lo que la mayoría de las veces se opta por decorar los entornos de trabajo con plantas artificiales. El problema es que las planats artificiales tienden a acumular mucho polvo y si no son de buena calidad, dan un aspecto muy patético y deprimente a la estancia. Todo lo contrario a lo que realmente buscábamos.

plantas para la oficina

Por eso, a la hora de elegir plantas para la oficina, es importante que éstas no necesiten muchos cuidados y que sean resistentes a los cambios de temperatura. De esta forma, si pasamos una larga temporada con una gran carga de trabajo y nos despistamos, nuestras plantas no morirán de forma prematura. Hoy en Pensando en Flores te traemos una lista de plantas para la oficina que además de ser muy resistentes, quedarán muy bien en cualquier lugar.

1. Planta araña

Este tipo de plantas son ideales para estantes altos o para cestas colgantes. Lo mejor de todo es que no necesitan muchos cuidados. De hecho, no es necesario regarlas muy a menudo. Además, crecen tanto al sol como a la sombra, por lo que si trabajas en un cubículo sin ventanas, es una de las mejores opciones.  No obstante, si ves algunas hojas que se han caído o que se han vuelto marrones, es importante que la mantengas en algún sitio iluminado durante unos días para que se recupere.

2. Filodendro

Esta frondosa planta es una de las mejores variedades para la eliminación de dióxido de carbono que muchas veces impera en demasía en los entornos de trabajo y que puede tener efectos  muy negativos sobre nuestro organismo. Según diversos estudios, estar expuesto a altos niveles de CO2 puede ocasionar intensos dolores de cabeza, pérdida de la concentración y somnolencia. Con lo cual, es una planta perfecta para espacios en los que trabaja mucha gente, ya que aumentará tu productividad.

3. Drácena

Esta planta no requiere de muchos cuidados, por lo que es muy popular en los entornos de oficina. Puede desarrollarse sin problemas con un nivel de entre 63-73% de sombra, aunque la franja roja que decora sus hojas en la parte del borde tiene un aspecto mucho más bonito cuando reciben luz directa del sol. En lugar de regarlas, debes pulverizarlas, evitando que la tierra se encharque.

4. Melisa

Esta planta es muy resistente, ya que puede permanecer a pleno sol o situarse en un lugar de sombra total. Esto quiere decir que la pongas donde la pongas siempre estará bien. Plántala en una maceta del tamaño adecuado, con un buen drenaje y tierra de calidad, y recuerda mantenerla siempre húmeda. De lo contrario, se irá estropeando.

5. Potus dorado

Según investigaciones de la NASA, el potus dorado es una de las plantas que más limpian el aire de agentes nocivos y dióxido de carbono. Son capaces de eliminar hasta un 73% de los compuestos orgánicos volátiles en recintos cerrados. Además, no necesitan estar en lugares con mucha luz, por lo que son ideales para colocarlas en nuestro escritorio. Eso sí, es importante que la tierra se mantenga húmeda. Con regarla cada dos días suele ser suficiente.

6. Palmera bambú

Esta palmera presenta una apariencia muy elegante y no alcanza un gran tamaño. Una planta de interior perfecta que puede mantenerse en lugares de sombra y que no requiere de muchos cuidados. pulverízala con agua de vez en cuando para evitar que las puntas se sequen y se mantendrá perfecta.

7. Lirio de la Paz

Esta planta adora los espacios de sombra, por lo que estará muy bien en cualquier lugar de la oficina donde no reciba luz directa del sol. Además, es una de las mejores plantas para mejorar la calidad del aire interior. Debe plantarse en una maceta con abundante tierra, asegurándonos de que tiene un drenaje adecuado. Si no quieres que se estropee, procura que la tierra no esté seca.

8. Aglaonema

Esta planta presenta una grandes y atractivas hojas de color verde con motas blancas. La mayor ventaja es que es muy resistente a la ausencia de luz natural. Aunque es cierto que si la colocamos cerca de una ventana crecerá mejor. Prefiere las temperaturas cálidas, pero no resiste muy bien la sequedad ambiental, uno de los puntos débiles de los entornos de trabajo. Necesita un riego moderado y ser abonadas cada 15 días durante los meses de verano.