La fórmula secreta para un San Valentín perfecto

El 14 de febero es el Día de San Valentín, la fecha en la que muchos enamorados aprovechan para gritar a los cuatro vientos lo mucho que se quieren y lo importantes que son el úno para el otro.  Son muchos para los que San Valentín es un día como otro cualqueira, pero lo cierto es que es la excusa perfecta para sacar a relucir nuestra faceta más romántica y recordarnos a nosotros mismos lo felices que somos con nuestra esa persona que hemos elegido para pasar el resto de nuestra vida. Un día ideal para reavivar la llama del amor y pasar más tiempo juntos. Algo que muchas veces se hace complicado en un mundo lleno de estrés y preocupaciones como el que vivimos cadea día. Es el momento perfecto para escapar de la rutina y entregarnos al amor, olvidándonos de todo lo que existe a nuestro alrededor.

Por lo general, las parejas organizan cenas románticas, hacen escapadas de fin de semana y se envían rosas a domicilio, pero hay veces en las que optamos por otros planes y fallamos. Soimos humanos y podemos equivocarnos, pero seguro que te habría gustado que este día fuera inolvidable. Por eso, hoy en Pensando en Flores te traemos algunos consejos para que este año noda salga mal y disfrutes de un San Valentín perfecto.

San Valentín perfecto

1. No te olvides del Día de San Valentín

Puede parecer que olvidar San Valentín es imporible, ya que durante los días previos todos los comercios realizan ofertas de productos relacionados con esta fecha. Pero puede ocurrir si estamos emasiado absortos en nuestras cosas y no salimos mucho a la zona comercial de nuestra ciudad. El primer ingrediente para un San Valentín perfecto, obviamente es no olvidarse de este día, de manera que tengamos tiempo para preparar algún detalle o sorpresa para nuestra pareja.

2. Demostrar nuestro amor los 365 días del año

San Valentín se celebra solamente una vez al año y, aunque nos da la excusa perfecta para demostrar nuestro amor a nuestra pareja, lo cierto es que es algo que debemos hacer cada día. No es necesario realizar grandes hazañas para que nuestra pareja sepa lo mucho que la amamos. Basta con pequeños detalles, gestos románticos o cenas especiales que nos hagan salir de la rutina y mantener viva la llama del amor para hacer crecer la relación. No podemos caer en el error de olvidarnos lo importante que es cultivar nuestro amor cada día del año. Además, de esta forma llegaremos a San Valentín con más ganas de celebrarlo.

3. No hagas otros planes

Puede que no seas muyy asiduo a celebrar San Valentín, pero es posible que tu pareja haya organizado algo para sorprenderte. Intenta evitar cualqueir plan para ese día si no quieres que tu pareja se sienta decepcionada y le estropees la sorpresa que con tanto cariño y esfuerzo había preparado. Tienes otros 364 días en todo el año para disfrutar de tus amigos. El Día de San Valentín es sólo para vosotros dos.

4. No pienses en San Valentín como sinónimo de regalo

Las grandes superficies se han ocupado durante años de hacernos creer que si no hacemos un regalo a nuestra pareja el 14 de febrero, ella se sentirá decepcionada. Tanto es así que muchas veces terminamos olvidando lo relamente importante y por qué celebramos este día. Pequeños gestos románticos y demostraciones de cariño tan sencillas como enviar flores a domicilio es lo que realmente puede hacerla feliz. No lo olvides. Y no por el regalo en si que, a fin de cuentas, es un regalo material, sino por los sentimientos que las flores son capaces de transmitir.

5. Piensa en tu pareja a la hora de elegir un regalo

Si quieres hacerle un regalo a tu pareja, dedica unos minutos a pensar en su forma de ser y en lo que podría hacerle más ilusión. Ponte en su lugar y piensa en lo que más le gustaría recibir. Ni siquiera tiene por qué ser un regalo material, sino que puedes organizar algún plan para ella que siempre te pide y tu no quieres. No hay mayor muestra de amor que hacer algo por ella aunque no sea de nuestro agrado.

6. Se original

El Día de San Valentín es una fecha ideal para salir de la rutina y olvidaros de todo. Y nada mejor para conseguirlo que buscar un plan original. No tiene por qué ser algo completamente diferente a lo que soléis hacer, pero sí es importante que eches a volar tu imaginación para sorprenderla y hacerla sentir especial. Puede que tu pareja sea siempre la que lo organiza todo y tú sencillamente te limitas a dejarte guiar. ¿Por qué no la sorprendes este año y le demuestras que tú también peudes organizar planes muy divertidos cuando te lo propones? ¿Hay un día mejor que el 14 de febrero para hacerlo?