Historias y leyendas sobre las flores

Como ya sabrás cada flor tiene su propio significado y durante siglos han servido para que los enamorados pudieran expresar lo que sentían cuando no les dejaban acercarse a la mujer que amaban. Pero las flores también están rodeadas de un halo de leyenda. Algunas cuentan con historias relacionadas con la mitología y otras con las creencias populares o las tradiciones de los diferentes países. Pero lo cierto es que todas ellas son muy interesantes y dignas de ser leídas. De esta forma, cada vez que tengas un ramo de flores entre tus manos, recordarás cuál es su origen o las historias que se cuentan sobre ellas. Así pues, hoy en Pensando en Flores te traemos algunas de las leyendas sobre las flores que más nos gustan.

leyendas sobre las flores

Leyenda de la rosa

Se cuenta que la diosa Cibeles creó esta preciosa flor para vengarse de su enemiga la diosa Afrodita, ya que solamente la belleza de estas flores podía equipararse a la belleza de la diosa del amor. La fragancia de las rosas, junto con su hermosura, se han convertido en el símbolo del amor y sus espinas son un reflejo del daño que puede causar el amor en el corazón. Pero además, se dice que la sonrisa de Eros dio lugar al nacimiento de una rosa o que cayó de los cabellos de la Aurora, diosa del alba, mientras se peinaba.

En cambio, en la mitología romana se atribuye al dios Baco, dios del vino. Y una leyenda de Rumanía narra la historia de una hermosa princesa que mientras se estaba bañando un lago, consiguió que el sol se parara tres días para contemplar su belleza. Advirtiendo el peligro que corría el universo, Dios la convirtió en una rosa y obligó al sol a seguir su camino. por esta razón, se dice que cuando el sol sale, las rosas agachan sus cabezas y se sonrojan.

Leyenda del girasol

A orillas del río Paraná vivía el cacique de una tribu, Pirayú, que era muy amigo del cacique de la tribu vecina, Mandió. Un día el segundo quiso unir ambas tribus a través del enlace matrimonial con la hija de Pirayú, que rechazó la proposición alegando que su hija había prometido su vida al dios Sol. Mandió se marchó lleno de rabia y días después provocó un incendio en la aldea. La hija de Pirayú se encontraba navegando  y cuando se percató de ello, fue corriendo hacia la orilla. Allí se encontró con Mandió quien irónicamente le dijo que debía pedirle a su dios que que librara a su pueblo del fuego. Ella lo hizo y en ese instante quedó rodeada de potentes rayos que la hicieron desaparecer. En el mismo lugar brotó una planta de flores doradas que siguieron el rumbo del sol por toda la eternidad, el girasol.

Leyenda del crisantemo

Se dice que en la Selva Negra de Alemania vivía un campesino llamado Hermann que, mientras regresaba a casa el día antes de Navidad, se encontró con un niño pequeño tumbado sobre la nieve. lo cogió en brazos y lo llevó hasta su casa, donde los esperaba su familia. Compartieron con el niño su humilde cena y allí permaneció toda la noche. A la mañana siguiente reveló que era el Niño Jesús y desapareció. Cuando el campesino volvió a pasar por el miso lugar donde se había encontrado al niño, vio que habían crecido unos preciosos crisantemos y se los llevó a su mujer. La palabra crisantemo significa «flores de Cristo» debido a ello. Desde entonces, en memoria de aquello, la familia invitaba a algún niño pobre a cenar.

Leyenda de la margarita

El dios de los árboles frutales y de la vegetación, Vertumno, quedó prendado de la hermosa ninfa Belides. Sin embargo ella no correspondía a su amor y para poder huir, se convirtió en una margarita.

Pero además, esta flor  se asocia con la infancia. Según una leyenda inglesa, el hada Milkah se encontraba dando de comer al hijo pequeño de un rey con platos a base de margaritas para que no creciera y pudiera conservar su infantil inocencia.

Leyenda del narciso

Se trata de una de las leyendas mitológicas más bellas que existen. Se dice que Narciso era un muchacho muy guapo del que se enamoraban todas las mujeres. Un día se enamoró de él la ninfa Eco, que se encontraba bajo la maldición de no hablar salvo para repetir lo que otros decían. Estando un día en el bosque Narciso preguntó «¡Quién hay ahí!» y la ninfa lo repitió. Cuando se encontraron, Narciso la rechazó y ella se perdió por el bosque hasta desaparecer, de manera que solamente quedó su voz. La diosa Némesis castigó a Narciso haciendo que solamente pudiera enamorarse de él mismo. Cuando vio su reflejo en el río se lanzó para abrazarle y murió ahogado. En la orilla del río nacería un narciso que recordaría para siempre esta triste historia.

Leyenda del gladiolo

La palabra gladiolo viene del latín y significa «espada», recibiendo su nombre por la forma de sus hojas.  Se dice que representaba a los gladiadores romanos. Pero además, en Inglaterra eran utilizados como una cataplasma y en el siglo XVIII fueron importados desde África en grandes cantidades hacia Europa.

Leyenda de la Flor de Pascua

El Doctor Joel Roberts-Poinsett, embajador de Estados Unidos en México, llevó la primera Flor de Pascua a su país en el años 1928. Tienen el horno de decorar las iglesias y los hogares durante la Navidad porque, según los mexicanos, sus brácteas se parecen a la flor de Belén. Además, durante la Edad Media era utilizada como purgante para deshacerse de la bilis y la melancolía negras.