Flores naturales

Si hablamos de flores fragantes y de flores espectaculares por su sencillez y por su belleza, por suflores-naturales dulzura y por su aroma inconfundible, capaz de teñir ciudades enteras en la época de su floración es la flor del naranjo. Olor a azahar, evocadora de recuerdos, huele a Semana Santa, a primavera en Sevilla, a primeros calores y a cítricos en muchos lugares. Árbol de los valles y las sierras españolas, de la sombra en el jardín, de veranos interminables, del verde y el naranja, de las espinas…

Esas flores, muy unidas a otras flores como la del cerezo, que cubren de un blanco intenso y puro valles y serranías, zonas espectaculares de nuestra geografía como el valle del Jerte o los Arribes del Duero inmensas e interminables, zonas espectaculares que mezclan agua y vegetación, torrentes y árboles, profundas gargantas, frío y calor para convertirse en lugares con microclimas que permiten un desarrollo mágico, más propias de otras zonas, de climas mediterráneos.

Flores a domicilio, pero no solo

Paseos por la naturaleza, sin prisas, lejos de las ciudades para disfrutar de una forma diferente del entorno y del estado natural y salvaje de las flores y las plantas. Impagable un paseo en silencio al amanecer o al atardecer, cuando la luz transporta más matices, por un campo de naranjos o cerezos en flor. Disfrutar de ese aroma, único e inconfundible, forma un escenario de postal.

Además de las rosas o los tulipanes, los ramos o los centros, de las orquídeas o el anthurium, las margaritas o alstroemería, hay muchas formas de disfrutar de las flores o de los momentos que las plantas y las flores determinan como únicos, y estas épocas son una cita que no se debe de dejar pasar para sin conocerlas.