Evolución en la compra de flores

Los hábitos en las compras están cambiando mucho en el sector de las flores. Se ha pasado de comprar, regalar o enviar flores a domicilio en cuantas fechas como el Día de San Valentín, el Día de la Madre y en los nacimientos para sumar a estas fechas importantísimas para las floristerías otra serie de fechas y otros hábitos diferentes. ¿Cuáles han sido los factores clave para estos cambios? En primer lugar me gustaría destacar la evolución que han sufrido las ventas de flores, pasando de una venta casi exclusiva a través de la tienda y el florista tradicional a su adaptación a los nuevos cambios que experimenta la sociedad y por supuesto las compras con Internet como máximo exponente.

Todo apunta a que esa posibilidad de acceder a las webs que permiten realizar compras desde cualquier sitio, cualquier momento como en la oficina, en casa, de sobremesa, esperando para embarcar en el tren, el avión, un autobús amplía el abanico de la venta de flores. Estos accesos, unidos a la evolución de los teléfonos que permiten una conectividad total hace que ni siquiera se necesite un ordenador para realizar una compra de forma segura, cómoda y sencilla.

También han cambiado las posibilidades en la oferta floral. Se ha pasado de unas cuantas flores de temporada y las clásicas de siempre, como la rosa, a que los floristas, -tanto los tradicionales como los tecnológicos- sean capaces de ofrecer un amplio catálogo durante gran parte del año, siendo posible encontrar casi todas las especies durante los 365 días del año con una altísima calidad, entregas puntuales, atención personalizada y precios muy competitivos en rosas, gerberas, tulipanes, orquídeas, claveles o calas.