¿Cuáles son las flores más bellas del planeta?

No cabe duda de que las flores son el elemento más bello de la vegetación. Sus preciosos colores, sus singulares formas y sus agradables aromas hacen que sean muy apreciadas por todos. ¿A quién no le gusta recibir flores? De hecho, son uno de los regalos más populares cuando llega una fecha señalada. Forman parte de nuestra vida desde que nacemos hasta que nos morimos y siempre están presentes en las celebraciones importantes o decorando nuestras casas.

Si tuviéramos que decidirnos por una sola, seguramente nos resultaría muy difícil. Y es que cada una de ellas tiene su encanto y sus particularidades que la hacen especial. Incluso su propio significado. Por eso, como no podemos decidirnos por una sola, en Pensando en Flores hemos elaborado una lista con las que, en nuestra opinión, son las flores más bellas del mundo.

Flores más bellas

1. Rosas

La rosa es una flor que crece un arbusto lleno de espinas y, aunque hoy en día podemos encontrarlas por todo el planeta, lo cierto es que tienen su origen en Asia. Su belleza es admirada en todas partes por la singularidad de su forma y la distribución de sus pétalos, además de por su inconfundible fragancia, con la que se elaboran todo tipo de cosméticos y ambientadores. Podemos encontrarlas en una amplia variedad de colores: rosa, amarillo, rojo, blanco, etc. Pero, sin duda, la más popular es la rosa roja, que representa los sentimientos de amor en casi todas las culturas. Por eso, podríamos aventurarnos a decir que se trata de la flor más regalada de todos los tiempos.

2. Girasoles

Los girasoles son originarios de América, sobre todo del norte, donde las comunidades prehispánicas las consideraban como una planta sagrada. Y es que no hay otra flor que, como ella, vaya girando a lo largo del día siguiendo la trayectoria del sol. Aunque lo normal es que midan entre los 2 y 3 metros, pueden llegar a alcanzar los 6 metros. Pero además de por su belleza, son muy apreciadas por sus pipas, que se utilizan tanto como aperitivo como para la elaboración de aceite.

3. Lirios

El lilium, más conocido como azucena o lirio, pertenece a la familia de las liliáceas. Puede encontrarse en caso toda Europa, pero también en Japón, en Canadá, en Estados Unidos, al sur de los Montes Nilgiri (India) y al sur de Filipinas. Su hábitat ideal son los bosques montañosos y las praderas, pero pueden crecer incluso en zonas pantanosas. Podemos encontrarlos en color blanco, rojo, naranja, rosa y amarillo, y desprender una fragancia muy agradable.

4. Margaritas

Las margaritas crecen en entornos silvestres y suelen cultivarse en jardines y zonas de césped. Aunque son originarias de Europa, el Norte de África y Asia Central, podemos encontrarlas en cualquier parte del mundo. Son fácilmente reconocibles por la forma delgada y alargada de sus pétalos, situados alrededor de un botón de color amarillo o dorado. En algunos países, esta flor simboliza la sencillez, la confianza y la inocencia, por lo que son uno de los regalos más populares. Pero también se utilizan para infusiones y para elaborar cosméticos.

5. Claveles

El clavel es una de las flores más admiradas del planeta y una de las más regaladas por su belleza y por su gran variedad de colores. Es originaria de la región ártica de América del norte y y de Sudáfrica, pero actualmente pueden encontrarse también en muchos lugares de Europa y Asia. Existen cinco variedades de claveles: clavel común, clavel chino, clavel de roca, clavel coronado y clavel del poeta.

6. Orquídeas

Estas flores se caracterizan por su gran variedad de colores, formas y tamaños. Podemos encontrarla en todo el mundo, salvo en aquellas regiones donde el clima es muy extremo, ya sean desérticas o polares. En la actualidad, existen más de 25.000 especies clasificadas, incluso acuáticas o que crecen bajo la tierra, pero la más habitual es la orquídea phalaenopsis.

7. Tulipanes

Los tulipanes forman parte de la familia de las liliaceae, igual que los lirios. Es una planta perenne y bulbosa que engloba más de 150 especies. Se encuentran en Asia, Oriente Medio, Irán, Afganistán, China, el norte de África y el sur de Europa. Crecen sobre todo en lugares cálidos, con temperaturas de entre 13 y 18ºC y no resisten los ambientes muy secos ni las corrientes fuertes de aire.

8. Crisantemos

El crisantemo es una especie herbácea originaria de Asia, especialmente de China y el noreste de Europa. Es una flor que necesita mucha luz para abrirse, pero que al mismo tiempo necesita estar en ambientes frescos y ventilados. En sus orígenes, esta planta era cultivada en China, hace ya más de 3.500 años, pero posteriormente se introdujo en Japón y en Europa.

9. Flor de loto

La flor de loto se diferencia del resto de flores por ser una planta acuática, ya que sus hojas son flotantes. Cada hoja puede medir entre 20 y 100 cm de diámetro, mientras que la flor mide entre 16 y 23 cm de diámetro. De forma natural podemos encontrarla en el Delta del Volga, en Azerbaiyán, Bután, India, Japón, Corea, Tailandia, Birmania, Australia, Indonesia y Filipinas. Sus flores son de color rosa intenso, rosa pálido o totalmente blancas. Sus raíces se utilizan en la cocina asiática como ingrediente para muchos platos.

10. Narcisos

Son originarios de la cuenca Mediterránea u Europa en general, pero también pueden encontrarse en algunas zonas de Asia Central y China. Su floración se produce en primavera, aunque hay ejemplares que florecen en otoño. Su nombre se debe al dios griego Narciso que se distinguía por su singular belleza, al igual que ocurre con estas flores.