¿Cómo decorar el dormitorio con flores naturales?

No hay nada más bonito y femenino que las flores naturales. Capaces de dar alegría y llenar de vida cualquier estancia. El dormitorio es un lugar perfecto para empezar a exerimentar con esta idea decorativa. Puede que estés pensando que las flores y plantas no son adecuadas para un dormitorio porque desprenden dióxido de carbono durante la noche, pero debes tener en cuenta que estas flores han sido cortadas. Y, aun en el caso de que estuvieran vivas, la cantidad de dióxido de carbono que emiten no es tan elevada como para que sea nocivo.

Muchas personas disfrutan yendo cada semana a comprar flores frescas para decorar su casa, pero en la actualidad ya no es necesario desplazarse hasta la tienda, sino que podemos hacer nuestro pedido online y esperar a que nos las traigan a casa. Lo cual resulta mucho más cómodo y sencillo, ya que nos permite hacerlo en el momento y desde el lugar que más nos convenga. ¿Imaginas poder hacer tu pedido de camino al trabajo en un descanso en la oficina y que por la tarde recibas las flores en casa? En Pensando en Flores preparamos el arreglo floral que elijas y te lo llevamos a tu domicilio en Madrid o en cualquier otra ciudad de España en el mismo día.

Si estás pensando en decorar tu dormitorio con flores naturales, a continuación te damos algunos consejos e ideas que te serviránd e inspiración para hacer de esta estancia un lugar realmente agradable que invite al descanso y al relax.

Flores naturales

1. La elección de las flores

La elección de las flores no tiene por qué estar relacionada con algún motivo concreto. Con ellas, podemos dar un toque natural y más bonito a nuestro dormitorio. Eso sí, intenta elegir un arreglo floral que se adecue al estilo decorativo del dormitorio para que el conjunto resulte más armónico. Tanto en los propios colores como en el diseño del mismo.  Es cierto que hay estancias en las que cualquier tipo de flor y color encaja. Es el caso, por ejemplo, de los dormitorios blancos de estilo nórdico que están ahora tan de moda. Al no haber colores intensos que destaquen, pueden poner la nota de color con las flores y elegir lo que más te guste. Lo bueno es que puedes ir variando y elegir lo que más te apetezca cada semana para ayudarte a estar siempre feliz y de buen humor.

Pero más allá de las cuestiones estéticas, recuerda elegir flores limpias que no ensucien la mesita con hojas que se caen demasiado pronto, polen o semillas. Además, es importante que les cambies el agua al menos cada dos días para que se mantengan frescas el mayor tiempo posible y no terminen empeorando la estética de tu dormitorio.

2. Flores que combinan con las paredes

El papel pintado vuelve a estar de moda y son muchas las personas que eligen bonitos estampados para dar un toque original a las paredes de su dormitorio. El papel pintado de flores es uno de los más populares. Si es tu caso, ya que las flores son el motivo decorativo protagonista, puedes elegir una composición de flores frescas que encaje con este estilo de decoración. Eso sí, para no saturar la estancia, elige un arreglo más sencillo, con flores más pequeñas y de colores que se ajusten perfectamente a la decoración de la pared.

3. Decorar con plantas aromáticas

Del mismo modo que hay dormitorios en los que encaja cualquier tipo de arreglo floral, también hay flores que, por su aspecto y su naturaleza, quedan muy bien en cualquier dormitorio. Es el caso, por ejemplo, de las flores blancas, como las margaritas de tallo largo que combinan muy bien con ramas de tomillo y otras hierbas aromáticas que harán que nuestros sueños sean más agradables debido al olor que desprenden. Una composición ideal para aquellos que busquen algo más sencillo y con un toque silvestre.

4. Recipientes originales

La manera de incluirlas dentro de la habitación también es algo muy importante. La mayoría de la gente se decanta por un jarrón de cristal, pero lo cierto es que hay opciones mucho más originales. Piezas más especiales como, por ejemplo, jarones de plata labrada con un toque árabe. Pero ahora que está tan de moda lo vintage, también podemos adquirir algunos recipientes de cobre o de cristalería antigua en un rastro o en un mercadillo y darle un toque diferente al dormitorio. Y si te encantan las manualidades, también puedes crear tus propios jarrones con jarras de agua, botellas recilcadas, jarras de barro, una copa de vino o una caja de madera decorada.

Lo importante es que el tamaño de los tallos de las flores que elijas se ajuste perfectamente al recipiente, de manera que al introducirlas queden bien y no sobresalgan demasiado. De lo contrario, no contarán con el sporte necesario y, a mendida que vayan pasando los días, terminarán torciéndose y dando un efecto muy feo.