10 Flores de invierno para decorar tu casa

Las flores cortadas son uno de los adornos más utilizados para decorar el hogar. Pero también las plantas. Y no solamente las de exterior, sino que podemos encontrar multitud de plantas que podemos tener en el interior de nuestra vivienda para dar alegría a los rincones que queramos. La mayoría de ellas nos deleitan con sus flores en primavera y verano. Sin embargo, esto no significa que en invierno no podamos llenar nuestra casa de plantas y flores. De hecho, es una época ideal para hacerlo, para que el gris y la oscuridad se hagan más llevaderos. No hay nada como llegar a casa después de un duro día de trabajo y encontrarse con unas bonitas flores decorando la mesa del salón o del recibidor. Especialmente si fuera hace un tiempo «de perros».

Existen muchas plantas con flores que podamos comprar para decorar nuestra casa en invierno. Pero además en las floristería podemos encontrar una gran variedad de flores diferentes en todo tipo de colores para elaborar bonitos centros de mesa o simplemente colocarlas en un jarrón. De esta forma, nos darán la alegría que necesitamos para sentirnos bien en nuestro hogar.

Muchas personas creen que comprar flores en Madrid para la casa todos los meses es caro. Sin embargo, debes saber que hay flores muy económicas que lucen mucho y que harán que nuestra casa parezca otra por muy poco dinero. Pero si lo prefieres y tienes tiempo para cuidarlas, lo mejor es decantarse por plantas, que durarán mucho más y, a largo plazo, son más rentables.

flores de invierno

1. Azalea

Las plantas de azalea florecen al final del invierno. Aunque es una planta propiamente de exterior, pueden desarrollarse sin problema en el interior de la casa. Eso sí, deben estar en una habitación en la que reciban suficiente luz del sol, pero sin que los rayos incidan de forma directa sobre ella. Su lugar preferido son las zonas de semisombra. En cuanto al riego, no pasa nada si le echas agua del grifo, pero lo ideal es que sea agua de lluvia. De esta forma, crecerá mucho más bella.

2. Lantana

Las lantanas son ideales para aquellas personas que no tienen mucho tiempo, ya que durante el invierno solamente deben regarse una vez a la semana. Y es que estas planats son muy resistentes a las sequías. Podemos componer cestos con varias de ellas en diferentes colores: morado, blanco, rojo, azul, amarillo… o incluso algunas con dos colores dentro de la misma flor.

3. Poinsetia

La clásica Flor de Pascua puede verse en todas las casas cuando llega la Navidad. Aunque puede durar todo el año, es muy complicado criarla en interiores. Y es que se trata de una planta muy sensible a los cambios bruscos de temperatura. Necesita mucha luz para que tome su característico color rojo y tener la tierra siempre húmeda.

4. Jazmín amarillo

Puede que nunca hayas oído hablar del jazmín amarillo, ya que los más habituales son los de color blanco. No obstante, los amarillos dan mucha alegría. Son trepadoras de invierno y suelen verse más en el exterior de la casa, pero podemos echar a volar nuestra imaginación y buscar un lugar dentro de nuestra casa donde queden bien. Esto además, dará un toque de originalidad a tu hogar.

5. Ciclamen

El ciclamen es una planta muy bella, pero algo delicada, ya que no resisten los rayos directos del sol y requieren de un riego abundante pero poco frecuente. Además, no le van bien los ambientes muy secos. Con lo cual, no pueden estar en estancias en las que se abusa de la calefacción. No obstante, si tienes tiempo, merece la pena tenerlos en casa, pues sus pétalos son muy bonitos, con colores que van desde el blanco, al rosa, pasando por el púrpura.

6. Camelias

Las camelias son flores de invierno, ya que solamente florecen en esta época. De forma natural se desarrollan en tierras ácidas y sus flores son muy parecidas a las de las rosas, con una amplia gama de colores que van desde el blanco al rosa. Por lo que siempre encontrarás aquellas que queden perfectas con el estilo decorativo de tu hogar.

7. Petunia

Las petunias deben estar resguardadas de la lluvia y el viento. Crecen de manera sorprendente, llenándolo todo con sus vibrantes colores. Quedan muy bien en cestas colgantes, tanto en el exterior como en el interior de la casa. Eso sí, es muy importante que a la hora de regarlas, no mojes las flores, ya que son muy sensibles. Además, si ves pétalos caídos, debes retirarlos lo antes posible para que no perjudiquen al resto.

8. Tagete

Se trata de una planta originaria de México y desprende una fragancia muy agradable cuando va llegando la tarde. Sus flores son amarillas o naranjas y su tamaño es muy grande, por lo que son perfectas para decoraciones modernas.

9. Cáctus de Navidad

Al contrario de lo que ocurre con los cáctus convencionales, el cáctus de Navidad necesita ser regado. Eso sí, solamente cada dos semanas. Este tipo de planta es ideal para decoraciones menos clásicas. A pesar de tener espinas igual que el resto de ejemplares de estas especie, cuenta con una preciosa flor rosada.

10. Campanillas de invierno

Florecen a finales del invierno y, aunque pueden tardar, tienen unas hojas preciosas de color blanco que cuelgan y le dan un aspecto muy romántico. Es recomendable colocarlas en un lugar con semisombra y que la tierra esté siempre húmeda, pero no encharcada. de esta forma, de mantendrá en perfectas condiciones.